Tenía un dolor muy agudo en la vejiga

Esta es mi historia:

 Estaba desesperada porque tenía un dolor muy agudo en la vejiga con el que no podía ni caminar del dolor tan intenso, que no me acomodaba de ninguna forma. Visité muchos médicos urólogos, ginecólogos, gastroenterólogos y ninguno me quitó el dolor.

 Para medirlo tenía 4 días bien y 4 semanas con dolor intenso. Uno de los doctores me dijo que tenía tuberculosis en la vejiga y me mando un tratamiento de un año. Me hicieron exámenes de todo: sangre, orina, de escupir, de soplar en una bolsa, etc. Todo lo que tenían a la mano, gasto tras gasto y nada de mejoría. Después de un año de tratamiento de fuertes antibióticos, seguía igual. Los estudios nunca revelaron la tuberculosis, pero como ya llevaba 8 meses de tratamiento, me dijeron que lo terminara y que iba a sentirme bien. Después me dijeron que era cistitis crónica y síndrome de vejiga dolorosa. Me disminuyeron mis defensas y siempre estaba enferma. El dolor seguí ahí, cada vez más intenso y me empezaron a dar todo tipo de medicina para el dolor. Me sentí bien por tres semanas, tomando un cóctel de pastillas mañana, tarde y noche. Pero volvía una y otra vez.

 Ya desesperada, no quería nada. Ya estaba cansada de todo eso y sólo pedía calidad de vida, sin dolor. Pero me daba como cistitis, y orinaba cada 10 minutos. Llegué a orinar 30 a 40 veces al día y en la noche otras 10 o 15 veces. No era vida, no podía salir, no me podía sentar. Quería retomar mi vida pero, ya no veía salida por ningún lado. Fueron 8 urólogos y ginecólogos, etc. Cuando por un día de desesperación, me metí a internet y busque los mejores urólogos de México. Me encontré una historia parecida a la mía, y que estaba feliz porque le dio la calidad de vida que ella buscaba, y sobre todo que estaba por mis rumbos, nada lejos. Llegué llorando con el doctor, y recuerdo que le decía “ya no quiero nada sólo ayúdeme a no tener este horrible dolor”.

 Me tranquilizo y me dio un tratamiento que nunca me habían dado. El dolor se fue completamente en 4 días. Retome mi vida tres semanas después, sin dolor. Seguí su tratamiento y su terapia innovadora. El doctor es una persona muy humana. Ahora llevo casi tres meses sin dolor y casi normal. Ahora orino 12 veces al día y como 3 por la noche, y todavía me dijo que eso también lo iba a tratar, para bajar la frecuencia. Yo me siento increíble. Recobre mi vida y estoy feliz de haberlo encontrado.

Gracias doctor Rafael Solano Sánchez.

 Atentamente

B.I.S.O.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.