pexels-photo-171296

Para el adecuado funcionamiento de la vejiga se requiere de muchos reflejos neurológicos. Estos reflejos van modulando las sensaciones que hay en su interior. De esta manera, mientras la vejiga se va llenando paulatinamente van sucediendo fenómenos que, en ocasiones, ni siquiera son percibidos. Al final de estos fenómenos fisiológicos se presenta la sensación de orinar misma que generalmente aparece cuando la vejiga tiene en su interior alrededor de 250 ml.

Sin embargo, existen condiciones que conllevan a la pérdida de los reflejos en el interior de la vejiga y de esta manera los fenómenos imperceptibles se convierten no solo en perceptibles sino también en un problema de salud, como por ejemplo Continue reading «¿Sensación de orinar incrementada?»

TABAQUISMO:

A lo largo de la vida, una mujer puede llegar a presentar ciertos síntomas urinarios, siendo los más comunes: Frecuencia urinaria (necesidad de orinar constantemente); urgencia urinaria (sensación súbita de orinar que es difícil de posponer); nocturia (necesidad de interrumpir el sueño por el deseo de orinar) e incontinencia urinaria (pérdida involuntaria de orina).

¿El tabaquismo…. puede influir en el desarrollo de éstos síntomas?

Tabaquismo en la Mujer

Imagen: soysaludable.net

En un estudio reciente, se encontró que el tabaquismo puede estar asociado con este tipo de manifestaciones, ya que la frecuencia y la urgencia se presenta hasta tres veces más en mujeres fumadoras que en aquellas que nunca han fumado. Incluso, se ha considerado que existe una relación dosis-respuesta, es decir, a mayor número de cigarrillos mayores indicios. Una probable explicación es que la nicotina puede inducir de forma directa contracción involuntaria de la vejiga, lo que produciría como resultado el desarrollo de tales manifestaciones.

Estos hallazgos, junto con el riesgo incrementado de desarrollar cáncer de vejiga en las mujeres fumadoras, son nuevas razones para incitar a las mujeres a que suspendan el hábito del tabaquismo.

Referencia: Obstet Gynecol 2011;118:643–8;

Call Now Button