MI LAPICERO AMARILLO:

by Rafael Solano: 31-diciembre-2022

Cuando era niño….

El día de hoy les voy a contar una historia y como siempre digo: “cuando era niño ….”
Efectivamente, cuando era niño y para ser exactos el 19 de septiembre de 1985, me pasó algo que dio inicio a una historia de vida: Me regalaron un lapicero amarillo.
Ese día, como ustedes saben, ocurrió un sismo en la Ciudad de México. Mis papás, tuvieron que salir por la noche a ver a unos amigos que tuvieron un problema por tal situación. Un poco antes, por la tarde, mi mamá me explicaba que mi hermana y yo nos quedaríamos con mi abuelita solos. Yo estaba muy nervioso pues la realidad es que tenía miedo. 
Entonces a YAYA, como siempre se le ocurrió algo…. fue a la papelería y me compró un lapicero (ya saben que color, evidentemente amarillo). Me dijo algo más o menos así: “para que no tengas miedo y no te sientas solo te compré esto, con lo que vas a poder escribir y dibujar mientras regresamos. Te vas a quedar a cargo de tu hermana”, me comentó. 
Al rato llegó CHAVO, quien para mi sorpresa ya me había conseguido un barquito (parecido a la imagen de abajo) que servía para colocar el lapicero…. En fin, ya tenía todo el equipo. De esta forma ellos salieron y yo, seguramente habré escrito, dibujado y cuidado a mi hermana. Todo pasó, por lo menos eso creí en aquel entonces. 

El lapicero se convirtió en un instrumento de vida….

Siempre llevaba mi lapicero a todas partes y así fue pasando el tiempo. El lapicero amarillo fue evolucionando y al final se fue convirtiendo en una pluma. Prácticamente, sin darme cuenta, siempre he tenido conmigo una pluma como compañera. De ahí se originó mi gusto por coleccionarlas. Ese lapicero se convirtió en un objeto psicológico, me daba confianza y me ayudaba a sentirme acompañado por mis papás. 

Con el tiempo llegué a llamar a mi pluma en curso como mi espada, como un arma de mis batallas. Todo superhéroe o guerrero se acompaña siempre de un arma y para mí lo es mi instrumento de escritura.

 

El color amarillo….

No me había percatado que siempre que tenía alguna batalla de vida COMPLEJA, mi subconsciente me hacía comprar una pluma amarilla; asumo que por aquel lapicero que me regalaron mis padres. Es por esta razón, qué si ustedes ven mi colección, encontrarán varios lapiceros y plumas de ese color.

 

Ustedes tienen su lapicero amarillo….

Debo confesarles que este año que está por terminar, lo considero el año más difícil que he tenido en mi vida. El 2020 fue devastador con la pérdida de YAYA, y este año con la pérdida de CHAVO he pasado los momentos más complicados que he vivido. Cursé por lo que algunos llaman la sumación de duelos. He tenido los peores altibajos emocionales que nunca había experimentado. Gracias a ustedes y a todos los momentos lindos que pasamos juntos, he podido sobrellevarlo.

Sin embargo, es por esta razón, que decidí cuando estuvimos todos reunidos, regalarles SU LAPICERO AMARILLO. Un lapicero que como a mí me dijeron, les permitirá sentir a la familia en la palma de sus manos, les permitirá sentirse acompañados e incluso podrán hasta sentir que CHAVO Y YAYA están con ustedes. 

Un instrumento de escritura es un símbolo de fortaleza. Cuando se den cuenta, sus mejores y más importantes momentos siempre los cerrarán con una pluma en la mano. Nunca subestimen su importancia, pues cada vez que escriben transmiten todo el poder que tienen en su interior.

LA TRADICIÓN CONTINÚA….

De tal forma termino mi anécdota. Así como mis padres me dieron mi lapicero, yo les comparto uno a ustedes. De esta forma YAYA empezó esta tradición y yo la continúo. Ahora es su responsabilidad que la misma perdure…. Siempre que tengamos un LAPICERO AMARILLO en las manos, será un símbolo familiar y podremos sentirnos acompañados.

Gracias CHAVO Y YAYA… Seguramente están felices juntos y quédense tranquilos, siempre han hecho un excelente trabajo. De tantas enseñanzas que nos dejaron, voy a hacer mención de una de ellas…. LA FELICIDAD. Ustedes nos enseñaron a ser felices y les prometemos nunca olvidar dichas lecciones. ¡ARRIBA CORAZONES! 

Los amamos.


…. ahora ya saben todos, el significado del lapicero amarillo que tienen en sus manos.